¿Es importante prevenir fraudes virtuales en mi supermercado u otra tienda física en el 2020?

Según un estudio de PWC de este año, donde se entrevistaron más de 5000 empresas en 99 territorios y se encontró que las pérdidas por fraudes suman más de 42 billones de dólares y que más del 47% de las empresas encuestadas reportaron haber tenido por lo menos un caso de fraude en los dos años pasados.

 

Así que, primero, vamos a definir qué se considera como fraude y por qué es importante esta información para los supermercados y otras tiendas físicas como restaurantes, tiendas de ropa u otros negocios que los clientes visitan de forma presencial. Un fraude es un acto engañoso en el que un cliente, empleado o cualquier otra persona intenta robar algo de su organización haciéndose pasar por quien no es. Por ello, evitar este tipo de delitos es obviamente de vital importancia para todos los negocios que realizan créditos, préstamos o descuentos considerables a ciertos clientes. De esa manera, la validación de identidad es una necesidad fundamental también en procesos como reporte de PQR (Peticiones quejas y reclamos), validación de identidad de nuevos empleados, realización de procesos de cambio de productos y otros procesos que realices en tu organización.

 

El fraude por suplantación de identidad no solo causa gastos directos como un crédito entregado erróneamente o un producto devuelto a alguien que no lo compró, sino que tiene altos costos relacionados con demandas, multas, proceso con empleados, investigaciones e inclusive tiene costos difíciles de calcular como daños a la imagen corporativa, decremento en la moral de los empleados y pérdida de oportunidades futuras. 

 

Los siguientes son 4 de los tipos de fraude más comunes en la industria de venta directa:

 

  • Suplantación de identidad para recibir créditos.
  • Reclamo de premios relacionados con programas de puntos o de fidelidad, donde el empleado se hace pasar por el cliente.
  • Identidad falsa para aplicar a descuentos.
  • Aplicación de nuevos empleados a cargos con documentos falsos.

 

En la lista anterior no se incluyen delitos como robo de inventario por parte de empleados o de clientes ya que estos no son considerados fraudes sino robos.

 

¿Qué podemos hacer al respecto?

 

Afortunadamente, la tecnología ofrece soluciones sencillas para prevenir este tipo de incidentes:

 

Por ejemplo, puedes realizar una validación de falsedad de documento. Esto se puede hacer tanto de forma presencial como de forma remota. De forma remota se recomienda usar una solución en la nube ya que esta permite que los usuarios no tengan que instalar nada para realizar el proceso, y de forma presencial puedes usar herramientas que comparan que el rostro y la huella de la persona que está solicitando el crédito coincida con el rostro del que está en el documento de identidad del solicitante. 

 

Sin embargo, debes estar seguro que tu solución no solo valide atributos biométricos como rostro y huella ya que así no se detectan documentos falsificados en los que los delincuentes sobreponen sus datos sobre un documento real. Para detectar este tipo de documentos falsificados deben realizarse procesos que utilizan técnicas como validar que el código QR de un documento de identidad coincida con los datos en el documento registrado o técnicas que usan inteligencia artificial (IA) para validar si un documento fue editado usando herramientas como Photoshop. En el siguiente link puedes probar una solución que demuestra dicha funcionalidad.

 

Además de las técnicas de validación de identidad altamente usadas, como validación por correo electrónico, mensaje de texto o simplemente contraseña, puedes realizar validaciones adicionales como detección de vida. Esta es una técnica que funciona usando la cámara del usuario que requiere ser validado, con esto se detecta que parpadee y realice movimientos que indican que no se está usando una foto en el proceso para suplantar a una persona. 

 

Un componente fundamental para todos los procesos de validación de documentos para la prevención de fraude consiste en la creación de una base de datos en la cual se registran los datos de intentos maliciosos de fraude del pasado, como personas que fueron sorprendidas robando tus productos, documentos falsificados que se usaron para ciertas transacciones o inclusive direcciones IP de las cuales se detectaron fraudes. Estas bases de datos deben ser usadas continuamente para prevenir todo tipo de robos y fraudes en los canales de venta de la organización.

 

Si te gustó este artículo, ingresa tu nombre y tu email en el formulario de la derecha y te enviaremos directamente a tu correo información como esta cada semana.